Archives par étiquette : Iulius Hyginus

C. Iulius Hyginus

(Hispania), saec. I med. a. Chr. / I in. p. Chr.

Gayo Julio Higino fue un gramático liberto de Augusto. Suetonio (gramm. 20,1) y Jerónimo (chron. a. Abr. 2008) lo citan como C. Iulius Hyginus; Columela, Gelio, Carisio y Macrobio como Iulius Hyginus o Hyginus Iulius, Asconio como C. Hyginus; en todas las demás ocasiones, es citado simplemente como Hyginus.

Se discutía ya en época de de Suetonio (gramm. 20,1) si era hispano o alejandrino. Gayo Julio César lo habría traído consigo a Roma después de la toma de Alejandría (47 a. C.), cuando aún era un niño. No hay ninguna prueba de que hubiese nacido en Hispania y, por alguna razón, hubiese emigrado a Alejandría.

Fue discípulo del gramático griego Cornelio Alejandro, apodado Polyhistor o Historia (Suet. gramm. 20,1 y Hier. chron. a. Abr. 2008). A partir de las fechas en que vivió éste, que nació hacia el 110 a. C. y alcanzó la ciudadanía romana de manos de Sila en torno al 80 a. C. (Suidas p. 61 B; Serv. auct. Aen. 10, 388), y de un pasaje en que Columela (1, 1, 12s.) citaría a los autores de obras sobre agricultura en orden cronológico, se podría concluir que Higino habría nacido en torno al año 60 a. C. o poco después y desarrollado su actividad en el último cuarto del s. I a. C. y, tal vez, primeros años de nuestra era (Grff, 525; Kaster 1995, 205s.).

Dirigió la biblioteca palatina, fundada por Augusto en el 28 a. C. (Suet. Aug. 29; Cass, Dio 53, 1), lo que no le impidió ejercer la docencia. Entre sus muchos discípulos, destaca el también gramático y liberto suyo Julio Modesto.

Fue amigo del poeta Ovidio (n. 43 a. C.), quien podría haberse referido a él en trist. 3, 14, y del historiador G. Clodio Licino (cónsul suffectus el año 4 d. C.), quien, según su propio testimonio, se encargó de su sustento, ya que, al final de su vida, padeció extrema pobreza, aunque no hay pruebas concluyentes de que esta circunstancia se debiese a haber perdido el favor de Augusto y, por tanto, su cargo de bibliotecario a causa de su amistad con el desterrado Ovidio (Kaster 1995, 212s.).

Escribió un De agricultura en, al menos dos libros (Char. gramm. 180, 7), del que tal vez formara parte un De apibus (Colum. 9, 13, 8), a no ser que se trate de una obra independiente, lo que parece poco probable.

Ese mismo problema se ha planteado con respecto a sus dos colecciones de biografías de hombres ilustres : De uita rebusque inlustrium uirorum, en, al menos, seis libros (Gell. 1, 14, 1) y De uiris claris, en dos libros (Ascon. Pis. 12, 4).

Otras obras suyas de tema histórico y geográfico son: Exempla (Gell. 10, 18, 7), colección de anécdotas llamativas o edificantes, De familiis Troianis (Serv. Aen. 5, 389) y Urbes Italicae o, con su título completo, tal vez De origine et situ urbium Italicarum, en, al menos, tres libros (Serv. Aen. 1, 277; 3, 553; 7, 412 y 687; 8, 597; Serv. auct. Aen. 8, 638; Macr. 5, 18, 15s.).

El marcado carácter anticuario de estas dos últimas obras y de sus De proprietatibus deorum (Macr. 3, 8, 4) y De dis Penatibus (Macr. 3, 4, 13) tal vez respondiese al deseo del autor de colaborar con el programa de regeneración moral y religiosa de Augusto (Christes 1979, 81). Por otro lado, se le han atribuido un De astrologia y una colección de fábulas, obras posteriores a él (posiblemente del s. II) y que, por referencias internas, parecen de un mismo autor (Kaster 1995, 208).

En cuanto a sus escritos gramaticales, encontramos un comentario al propempticon que Helvio Cinna dedica a Asinio Polión con motivo de un viaje de éste a Grecia. Por más que se trata de un comentario, los dos fragmentos conservados (Char. gramm. p. 171, 5 y 11, provenientes de la obra de Carisio, aunque, en realidad, la fuente es Julio Romano) reflejan un contenido básicamente geográfico.

Su comentario a las obras de Virgilio, en al menos cuatro libros, se cita como commentarii in  Vergilium o como libri de Vergilio. En los fragmentos conservados, domina la reprehensio (Gell. 5, 8, 1; 7, 6, 2s.; 10, 16, 1-10, 11-13 y 14-18), pero no falta la crítica textual propiamente dicha (Gell. 1, 21, 1-3; Serv. Aen. 12, 120), y el comentario línea a línea o sobre determinadas quaestiones particulares (Gell. 16, 6, 14; Serv. auct. Aen. 2, 15 y Serv. Aen. 7, 47). Se ha especulado, por ello, con la posibilidad de que fuesen dos obras distintas (Diehl–Tolkiehn 1918, 632; Schanz-Hosius 1935, 370).

Suelen incluirse como gramaticales siete fragmentos de su Urbes Italicae (Serv. Aen. 1, 530; 7, 412; 8, 597; Serv. auct. Aen. 8, 600 y 638; Macr. 1, 7, 19-24; 5, 18, 15s.) porque, en su mayoría, abordan problemas relativos al origen de los nombres de las ciudades o de los pueblos que las habitaban.

Bibliographica

Editiones

Bunte (1846), 22-61; GRFF, 525-537; GRFM, 397.

Studia

Suringar (1834-1835), i, 264-266, ii, 172-184; Gräfenhan (1843-1850), iv, 63-65; Teuffel–Kroll–Skutsch (1910⁶-1916⁶), ii, 145-149; E. Diehl – J. Tolkiehn, ‘Iulius 278’, RE x/1 (1918), 628-651; Schanz–Hosius (1927⁴-1935⁴), ii, 268-272; PIR² iv/3 (1966), I 357; Christes (1979), 72-82; Kaster (1995), 204-208; P.L. Schmidt, BNP.

Bunte, Bernahrd (1846), C. Iulii Hygini, Augusti liberti, vita et scriptis, Marburg.

Goetz, Georgius (1888), Corpus Glossariorum Latinorum, Leipzig.

Holford-Strevens, Leofranc (2000), “And by the bitter taste disclose the ground (Gell. I 21 on Verg. Georg. II, 246s”, Eikasmos 11, 309-334.

Ribbeck, Otto (1866), P. Vergilii Maronis opera. Prolegomena critica, Leipzig, 117-121.

Thilo, Georg, Servii grammatici qui feruntur in Vergilii Bucolica et Georgica Commentarii, Leipzig, 1887.

Timpanaro, Sebastiano (1986), Per la storia della filologia virgiliana antica, Roma, 51-67.

Woestijne, Paul van (1930): Hyginiana, Gent.