Archives mensuelles : septembre 2016

Flauius Caper

inc. loc., saec. II/III in. p. Chr.

Très peu d’éléments sont connus de la vie de Flavius Caper. Son praenomen n’a pas été transmis, les auteurs qui le citent l’appelant majoritairement par son cognomen, Caper. Seuls Charisius, par le biais de Julius Romanus, et Rufin nous livrent son nomen et se réfèrent à ses propos en le nommant Flavius Caper (Char. gramm. 253,11. 269,16. etc. ; Rufin 10,3. 20,2 D’Alessandro), cependant de manière non systématique (cf. Char. gramm. 184,16. 253,19). Un unique témoignage de Pompée donne une indication possible sur la position de Caper : en GL v 154,13, il le qualifie de magister Augusti Caesaris. Cette mention, bien qu’imprécise, puisqu’il est difficile de déterminer à quel empereur Pompée fait référence, semble placer le grammairien à la cour impériale romaine. Ce renseignement reste toutefois peu fiable, venant d’un auteur connu pour sa propension à l’exagération et à l’approximation, et qui n’avait probablement pas accès aux textes capériens de première main.

Plusieurs indices nous permettent de proposer, à la suite de G. Keil (1889 : 246-247), qu’il aurait vécu dans la deuxième moitié du iie siècle après J.-C. L’étude des fragments (cf. Char. gramm. 150,32 ; Prisc. GL ii 171,14) nous montre que Caper connaissait et utilisait l’œuvre de Valerius Probus, grammairien ayant exercé sous le règne de Néron, posant ainsi un terminus post quem autour de 70 ap. J.-C. En ce qui concerne le terminus ante quem, le plus ancien grammairien ayant, à notre connaissance, lu les ouvrages de Caper est Julius Romanus (seconde moitié du iiie siècle, cf. Schenkeveld, 2004 : 29). Afin de définir plus précisément la période, il convient de prendre en considération la doctrine grammaticale du grammairien : son intérêt évident pour les phénomènes linguistiques archaïques et les auteurs anciens nous paraît indiquer qu’il a pu composer ses traités, notamment le De Latinitate, vers la fin du iie siècle.

Huit témoignages au total nous renseignent sur le titre des traités rédigés par Caper. Ils semblent se rapporter à seulement deux textes : l’un désigné comme De Latinitate, De lingua Latina et libri enucleati sermonis, et l’autre De dubiis generibus ou libri dubii generis. Suivant G. Keil (1889 : 251) et la majeure partie de la littérature successive sur la question, il apparaît que le premier traité devait être intitulé De Latinitate, nom transmis par Charisius via Julius Romanus (gramm. 253,11 = GL i 194,31 ; gramm. 269,16 = GL i 207,31) ; quant au second, le témoignage de Priscien (GL ii 171,15 ; GL ii 212,15), qui est la source la plus importante pour ce grammairien, nous amène à conclure qu’il devait s’agir d’un traité De dubiis generibus, ce que les indications transmises par Servius (Aen. 10,377) et Pompée (GL v 175,30) viennent confirmer.

Le De dubiis generibus, comme son nom l’indique, devait être uniquement consacré aux questions de variation en genre grammatical des noms latins, probablement sur le modèle de l’ouvrage du même nom de Probus, si l’on accepte que le titre donné par Priscien – GL ii 171,14-15 : supra dictorum tamen nominum usus et apud Caprum et apud Probum De dubiis generibus inuenis – se réfère à chacun des deux grammairiens. Outre ce traité spécifique, Caper a rédigé un De Latinitate, œuvre de large envergure dans laquelle il étudie l’ensemble des phénomènes linguistiques ayant touché la langue latine depuis les origines de la littérature. L’étude de la cinquantaine de fragments où le nom de Caper est explicitement cité, mais aussi des très nombreux passages où les grammairiens se sont inspirés de ses écrits sans le nommer, permet de découvrir son intérêt indéniable pour les phénomènes archaïques qu’il a pu recenser dans une grande quantité d’œuvres littéraires de tous genres des siècles précédents. Barwick (1922 : 205) en vient ainsi à qualifier cet ouvrage, à juste titre, de « thesaurus totius Latinitatis ». Le De Latinitate ne devait pas être une grammaire de type scolaire, destinée à l’usage en classe, mais plutôt une encyclopédie linguistique savante : en se référant à un grand nombre de textes du passé faisant autorité, Caper tente de proposer une étude de l’évolution de la langue, afin de déterminer la manière la plus correcte de parler à son époque.

Bibliographica

Editiones

Keil (1889), 254-268.

Studia

Gräfenhan (1843-1850), iv, 89-90;  Goetz, RE iii/2 (1899), 1506-1508; Teuffel–Kroll–Skutsch (1910⁶-1916⁶), iii, 138-139; Schanz–Hosius–Krüger (1922³), 163-164; PIR² iii (1943), F 231; P.L. Schmidt, HLL iv (1997), § 438; P.L. Schmidt, ‘Flauius ii.14’, BNP.

Barwick, Karl (1922), Remmius Palaemon und die römische Ars grammatical, Leipzig.

d’Alessandro, Paolo (ed.) (2002), Rufini Antiochensis commentaria in metra Terentiana et de compositione et de numeris oratorum, Hildesheim – Zürich ­– New York.

Schenkeveld, Dirk M. (2004), A rhetorical grammar. C. Iulius Romanus: Introduction to the liber de adverbio, Leiden-Boston.

C. Iulius Hyginus

(Hispania), saec. I med. a. Chr. / I in. p. Chr.

Gayo Julio Higino fue un gramático liberto de Augusto. Suetonio (gramm. 20,1) y Jerónimo (chron. a. Abr. 2008) lo citan como C. Iulius Hyginus; Columela, Gelio, Carisio y Macrobio como Iulius Hyginus o Hyginus Iulius, Asconio como C. Hyginus; en todas las demás ocasiones, es citado simplemente como Hyginus.

Se discutía ya en época de de Suetonio (gramm. 20,1) si era hispano o alejandrino. Gayo Julio César lo habría traído consigo a Roma después de la toma de Alejandría (47 a. C.), cuando aún era un niño. No hay ninguna prueba de que hubiese nacido en Hispania y, por alguna razón, hubiese emigrado a Alejandría.

Fue discípulo del gramático griego Cornelio Alejandro, apodado Polyhistor o Historia (Suet. gramm. 20,1 y Hier. chron. a. Abr. 2008). A partir de las fechas en que vivió éste, que nació hacia el 110 a. C. y alcanzó la ciudadanía romana de manos de Sila en torno al 80 a. C. (Suidas p. 61 B; Serv. auct. Aen. 10, 388), y de un pasaje en que Columela (1, 1, 12s.) citaría a los autores de obras sobre agricultura en orden cronológico, se podría concluir que Higino habría nacido en torno al año 60 a. C. o poco después y desarrollado su actividad en el último cuarto del s. I a. C. y, tal vez, primeros años de nuestra era (Grff, 525; Kaster 1995, 205s.).

Dirigió la biblioteca palatina, fundada por Augusto en el 28 a. C. (Suet. Aug. 29; Cass, Dio 53, 1), lo que no le impidió ejercer la docencia. Entre sus muchos discípulos, destaca el también gramático y liberto suyo Julio Modesto.

Fue amigo del poeta Ovidio (n. 43 a. C.), quien podría haberse referido a él en trist. 3, 14, y del historiador G. Clodio Licino (cónsul suffectus el año 4 d. C.), quien, según su propio testimonio, se encargó de su sustento, ya que, al final de su vida, padeció extrema pobreza, aunque no hay pruebas concluyentes de que esta circunstancia se debiese a haber perdido el favor de Augusto y, por tanto, su cargo de bibliotecario a causa de su amistad con el desterrado Ovidio (Kaster 1995, 212s.).

Escribió un De agricultura en, al menos dos libros (Char. gramm. 180, 7), del que tal vez formara parte un De apibus (Colum. 9, 13, 8), a no ser que se trate de una obra independiente, lo que parece poco probable.

Ese mismo problema se ha planteado con respecto a sus dos colecciones de biografías de hombres ilustres : De uita rebusque inlustrium uirorum, en, al menos, seis libros (Gell. 1, 14, 1) y De uiris claris, en dos libros (Ascon. Pis. 12, 4).

Otras obras suyas de tema histórico y geográfico son: Exempla (Gell. 10, 18, 7), colección de anécdotas llamativas o edificantes, De familiis Troianis (Serv. Aen. 5, 389) y Urbes Italicae o, con su título completo, tal vez De origine et situ urbium Italicarum, en, al menos, tres libros (Serv. Aen. 1, 277; 3, 553; 7, 412 y 687; 8, 597; Serv. auct. Aen. 8, 638; Macr. 5, 18, 15s.).

El marcado carácter anticuario de estas dos últimas obras y de sus De proprietatibus deorum (Macr. 3, 8, 4) y De dis Penatibus (Macr. 3, 4, 13) tal vez respondiese al deseo del autor de colaborar con el programa de regeneración moral y religiosa de Augusto (Christes 1979, 81). Por otro lado, se le han atribuido un De astrologia y una colección de fábulas, obras posteriores a él (posiblemente del s. II) y que, por referencias internas, parecen de un mismo autor (Kaster 1995, 208).

En cuanto a sus escritos gramaticales, encontramos un comentario al propempticon que Helvio Cinna dedica a Asinio Polión con motivo de un viaje de éste a Grecia. Por más que se trata de un comentario, los dos fragmentos conservados (Char. gramm. p. 171, 5 y 11, provenientes de la obra de Carisio, aunque, en realidad, la fuente es Julio Romano) reflejan un contenido básicamente geográfico.

Su comentario a las obras de Virgilio, en al menos cuatro libros, se cita como commentarii in  Vergilium o como libri de Vergilio. En los fragmentos conservados, domina la reprehensio (Gell. 5, 8, 1; 7, 6, 2s.; 10, 16, 1-10, 11-13 y 14-18), pero no falta la crítica textual propiamente dicha (Gell. 1, 21, 1-3; Serv. Aen. 12, 120), y el comentario línea a línea o sobre determinadas quaestiones particulares (Gell. 16, 6, 14; Serv. auct. Aen. 2, 15 y Serv. Aen. 7, 47). Se ha especulado, por ello, con la posibilidad de que fuesen dos obras distintas (Diehl–Tolkiehn 1918, 632; Schanz-Hosius 1935, 370).

Suelen incluirse como gramaticales siete fragmentos de su Urbes Italicae (Serv. Aen. 1, 530; 7, 412; 8, 597; Serv. auct. Aen. 8, 600 y 638; Macr. 1, 7, 19-24; 5, 18, 15s.) porque, en su mayoría, abordan problemas relativos al origen de los nombres de las ciudades o de los pueblos que las habitaban.

Bibliographica

Editiones

Bunte (1846), 22-61; GRFF, 525-537; GRFM, 397.

Studia

Suringar (1834-1835), i, 264-266, ii, 172-184; Gräfenhan (1843-1850), iv, 63-65; Teuffel–Kroll–Skutsch (1910⁶-1916⁶), ii, 145-149; E. Diehl – J. Tolkiehn, ‘Iulius 278’, RE x/1 (1918), 628-651; Schanz–Hosius (1927⁴-1935⁴), ii, 268-272; PIR² iv/3 (1966), I 357; Christes (1979), 72-82; Kaster (1995), 204-208; P.L. Schmidt, BNP.

Bunte, Bernahrd (1846), C. Iulii Hygini, Augusti liberti, vita et scriptis, Marburg.

Goetz, Georgius (1888), Corpus Glossariorum Latinorum, Leipzig.

Holford-Strevens, Leofranc (2000), “And by the bitter taste disclose the ground (Gell. I 21 on Verg. Georg. II, 246s”, Eikasmos 11, 309-334.

Ribbeck, Otto (1866), P. Vergilii Maronis opera. Prolegomena critica, Leipzig, 117-121.

Thilo, Georg, Servii grammatici qui feruntur in Vergilii Bucolica et Georgica Commentarii, Leipzig, 1887.

Timpanaro, Sebastiano (1986), Per la storia della filologia virgiliana antica, Roma, 51-67.

Woestijne, Paul van (1930): Hyginiana, Gent.

Iulius Modestus

inc. loc., saec. I in. p. Chr.?

Julio Modesto, gramático, liberto y discípulo del, a su vez, gramático y liberto de Augusto Gayo Julio Higino (Christes 1979, 94), siguió, tal como advierte Suetonio (gramm. 20, 3), las huellas de su maestro en cuanto a estudios y doctrina, por lo que un adecuado conocimiento de Higino resulta imprescindible a la hora de determinar la biografía de su discípulo. Sin embargo, en muchas ocasiones, nuestro conocimiento no es todo lo seguro que desearíamos. Así, se utiliza para fijar la época en que Modesto desarrolló su actividad, las fechas probables en que vivió Higino (segunda mitad del s. I a. C. y, tal vez, primeros años de nuestra era), que, a su vez, están fundamentadas en las, tampoco del todo seguras, de su propio maestro, Alejandro Polyhistor. No obstante, de esta concatenación de datos hipotéticos y de la mención de determinados personajes históricos en algunos de sus fragmentos (por ejemplo, Gell. 3, 9, 1, donde se pasa revista a los sucesivos dueños del caballo de Gneo Seyo), se puede deducir que Modesto desarrolló su actividad en tiempos de Tiberio (GRFF 11; Kaster 1995, 213s.).

Esta incertidumbre provoca que, en aquellos testimonios y fragmentos en que no se especifica el praenomen Iulius, resulte difícil decidir si estas fuentes se refieren a él (Ribbeck 1866, 122; Wessner, en Teuffel 1910-1013, II 206) o a, por ejemplo, el Aufidio Modesto (Bunte 1846, 14, n.) que cita Servio (Serv. auct. georg. 2, 497), tal vez el mismo al que, con idéntico nombre, alude Plutarco (quaest. conv. 632a) como contemporáneo suyo (GRFF 9).

Ahora bien, si excluimos los fragmentos dudosos, fruto de conjeturas (Scholium Veronense ad Aen. 3, 705 y Fest. p. 346, 22), de los dieciséis restantes diez especifican el praenomen Iulius (Char. gramm. p. 95, 18; 128, 7; 132, 4; 159, 9; 265, 18; Macr. Sat. 1, 4, 7; 1, 10, 9; 1, 16, 28; Diom. gramm. i 365, 16 y Gell. 3, 9, 1) y otros dos (Char. gramm. p. 92, 23 y Quint. inst. 1, 6, 36) parecen ser de Julio (el primero seguro y el segundo con gran probabilidad). Así, sólo cuatro plantean dudas: Brev. expos. Verg. georg. 1, 170, 364 y 378 y Serv. auct. georg. 3, 53, pero los cuatro son escolios a las Geórgicas de Virgilio, lo que permite argumentar a favor de Aufidio, aunque no necesariamente en contra de Julio, ya que sabemos por Gelio (1, 21, 2) que Higino, su maestro, comentó a Virgilio y, por Suetonio (gramm. 20, 3), como ya hemos dicho, que siguió sus huellas en cuanto a estudios y doctrina. Además, la temática de algunos de esos fragmentos de paternidad dudosa es similar a la de otros de Julio: Brev. expos. Verg. georg. 1, 170 y 364 son similares al resto de los de contenido etimológico (Macr. Sat. 1, 10, 9; Char. gramm. p. 95, 18 y Quint. inst. 1, 6, 36) y Brev. expos. Verg. georg. 1, 378 tanta semejanza guarda con Gell. 3, 9, 1 como con Serv. auct. georg. 2, 497. A estos argumentos cualitativos debe añadirse uno cuantitativo y fundamental: conservamos un único fragmento con el nombre de Aufidio y, en cambio, más de una decena atribuibles con seguridad a Julio. Sobre todo el asunto, planea además la posibilidad de que Aufidius se trate de un error de transmisión y todos los fragmentos, incluido ése, sean de Julio.

El hecho de que Julio Modesto sea citado en varias ocasiones por Carisio y una vez por Diomedes y Beda el Venerable (GLK vii 277,20), junto con su mención, dependiente de la de su maestro (Kaster 1995, 214), gramático probado y cuyas huellas siguió, en la obra de Suetonio De grammaticis et rhetoribus (20, 3), permite deducir su condición de gramático profesional (cf. Macr. Sat. 1, 4, 7: et ut ipsos quoque grammaticos in testimonium citem, Verrius Flaccus… item Iulius Modestus).

Parece bastante evidente que escribió unas Quaestiones confusae, en al menos dos libros, donde contaba, por ejemplo, la historia del equus Seianus, previsiblemente en relación con el proverbio ille homo habet equum Seianum y las cuestiones léxicas en torno a los términos utilizados en latín y griego para aludir al color de dicho caballo (Gell. 3, 9, 1). Es muy probable que la obra fuera semejante a Noctes Atticae (Bunte 1846, 16; Gräfenhan 1850, IV 65; GRFF 12), como parece insinuar el propio Gelio (praef. 5-9).

Posiblemente, algunos de los fragmentos de contenido gramatical pertenecen a esta obra (Gräfenhan 1850, IV 65 ; Froehde 1892, 608), sobre todo aquellos en que suelen aparecer recurrentemente asuntos problemáticos de carácter ortográfico (Char. gramm. p. 132, 4 y Diom. gramm. i 365, 16), gramatical (Char. gramm. p. 92, 23; 128, 7; 159, 9; 265, 18) y etimológico (Char. gramm. p. 95, 18 y Quint. inst. 1, 6, 36). Otros, en cambio, por no especificar el praenomen y proceder de escolios a las Geórgicas de Virgilio, podrían, como hemos dicho, corresponder a Aufidio. En este sentido, el Modestus citado por Marcial (10, 21, 1) parece traerse a colación como intérprete de poesía, lo que invita a ponerlo en relación con aquellos fragmentos en que Modesto figura como posible comentarista de Virgilio y de Horacio (en una Vita Horatii: Schol. Hor. Vita ii, p. 3, 7). Si, en los casos en que no se especifica, se trata de Julio o de Aufidio e incluso si se trata siempre de la misma persona resulta muy difícil determinarlo (Goetz RE II 2294; Schanz-Hosius 1935, 155, 730, 858; Kaster 1995, 214). De cualquier modo, nada permite asegurar que ni Julio ni Aufidio Modesto hayan sido autores de un comentario a Virgilio (Thilo 1887, p. xvi), por más que, como hemos dicho, Julio Higino sí fue autor seguro de uno.

El fragmento recogido en Macr. Sat. 1, 10, 9, de contenido mixto, entre etimológico y erudito religioso, y citado por Macrobio, podría también, como Macr. Sat. 1, 4, 7 (y, tal vez, 1, 16, 28), pertenecer a su De feriis, obra en la que habría tratado cuestiones de orden religioso, siguiendo, una vez más, las huellas de su maestro, quien escribió, en efecto, De dis Penatibus y De proprietatibus deorum (Kaster 1995, 214). Existe, no obstante, la posibilidad de que con la expresión de feriis no se aluda al título de la obra sino al contenido del pasaje al que se refiere el fragmento o al título de un apartado dentro de una obra mayor de temática más general.

En cuanto a los fragmentos dudosos, por último, no parece que el simple contenido religioso sea suficiente para sostener las conjeturas que los atribuyen a Modesto. En todo caso, el de Scholium Veronense ad Aen. 3, 705, si se admite la existencia de Aufidio Modesto, no tendría por qué ser necesariamente de Julio.

Bibliographica

Editiones

 GRFM, 9-23.

Studia

Gräfenhan (1843-1850), iv, 65; Teuffel–Kroll–Skutsch (1910⁶-1916⁶), ii, 206; G. Goetz, ‘Aufidius 30’, RE ii/2 (1896), 2294; J. Tolkiehn, ‘Iulius 363’, RE x/1 (1918), 680-681; Schanz–Hosius (1927⁴-1935⁴), ii, 730; PIR² iv/3 (1966), I 432; Christes (1979), 94-96; Kaster (1995), 213-214; R.A. Kaster, ‘Iulius iv.2’, BNP.

Bardon, Henry (1956), La littérature latine inconnue, París, 150s.

Bunte, Bernahrd (1846), C. Iulii Hygini, Augusti liberti, vita et scriptis, Marburg, 14-20.

Dahlmann, Hellfried (1957), Gnomon 29, 197-204 (reseña de GRFM).

Froehde, Oskar (1892), ‘De C. Iulio Romano Charisii auctore’, Jahrbücher für classische Philologie, Suppl 18, 565-672, esp. 608s.

Funaioli, Gino (1930), Esegesi Virgiliana Antica, Milán, 1930.

Gilbert, Walther (1887), “Zu erklärung von Martialis epigrammen”, Neue Jahrbücher für Philologie und Paedagogik 135, 143-151.

Kaster, Robert A. (1995), C. Suetonius Tranquillus. De grammaticis et rhetoribus, Oxford.

Kaster, Robert A. (2011), Macrobius. Saturnalia. Books 1-2, Cambridge-Londres.

Mai, Angelo (1835), Classicorum auctorum e Vaticanis codicibus editorum. Tomus VII, Roma.

Reppe, Rudolf (1964), De L. Annaeo Cornuto, Leipzig.

Ribbeck, Otto (1866), P. Vergilii Maronis opera. Prolegomena critica, Leipzig.

Suringar, Willem Henrik Dominicus (1834-1835), Historia critica Scholiastarum Latinorum, 3 vol., Leiden.

Thilo, Georg (1887), Servii grammatici qui feruntur in Vergilii Bucolica et Georgica Commentarii, Leipzig.